Con avances en aduanas, termina cuarta ronda del TLCAN

Tras haberse concluido la cuarta ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en Estados Unidos, el representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, se dijo sorprendido y decepcionado por la negativa de sus socios, Canadá y México para negociar este acuerdo, esto en el tema de reducir el déficit comercial de EU propuesto por el presidente Donald Trump.

La agencia Reuters publicó que fuentes cercanas a las negociaciones le revelaron que las rondas podrían alargarse hasta 2018.

Los gobiernos de México y Canadá rechazaron algunas de las propuestas de Estados Unidos, entre ellas las relacionadas con resolución de controversias, reglas de origen y la cláusula de extinción del acuerdo para renegociarlo cada cinco años.

En este contexto, el gobierno de México está cumpliendo con su papel y responsabilidad de anteponer el interés del país en la negociación; al mismo tiempo, en alianza con el sector empresarial, ha señalado que el impacto de una posible conclusión del TLACN no sería tan grave ni catastrófico como algunos pensaron; es decir: Con y sin TLCAN México seguirá avanzando para su desarrollo.

Del 17 al 21 de noviembre será la quinta ronda de renegociación, en la Ciudad de México. Otros sectores como los de alimentos, destacadamente productos agrícolas o los de servicios también han aprovechado el TLCAN para construir cadenas de distribución y abasto con los grandes comercios de Estados Unidos.

"Estamos viendo una resistencia", insistió y reiteró que debe ser un tratado justo para los trabajadores y las empresas de la Unión Americana. El mandatario añadió que su gobierno no solo trabaja en un "plan B", en caso de terminar el TLCAN, sino que ya está en la ruta de la diversificación comercial.

México y Canadá consideran el TLCAN como un éxito de integración regional que ha permitido mantener la competitividad ante un mundo cada vez más globalizado y el creciente peso económico de Asia.

En su intervención, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, dijo que la negociación fue dura, lo cual se puede "ver en el cansancio que tenemos todos".

"Me duele y me decepciona la resistencia al cambio que veo en las dos delegaciones que aquí me acompañan, a veces no aceptan criterios que ya habíamos aceptado en el pasado, socios que habían aceptado el TPP, ahora combaten criterios iguales para este tratado, respecto al comercio digital, las telecomunicaciones, la lucha de la corrupción, estos son temas difíciles, pero no vemos que nuestros socios estén dispuestos a aceptar cambios que ofrezcan un nuevo equilibrio a este terrible déficit comercial", dijo Lighthizer.


Popular

CONNECT