"Siempre estaremos con el pueblo": Evo Morales rumbo a su cuarta reelección

En esa ocasión, un 51,3% rechazó una reforma aprobada por el Congreso que permitía una nueva reelección de Morales.

Al referirse a la actitud de las dos primeras autoridades del Gobierno central, como el presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera, calificó como angurria de poder, porque es una oposición a la voluntad de todo un país, siendo que la imposición inconstitucional para la reelección indefinida, para estas dos autoridades, constituye en un desafío a la ciudadanía.

Organizaciones de mujeres, campesinos, indígenas y de otros sectores que celebraron en las calles el triunfo, al tiempo que líderes de la derecha arremetieron contra la decisión y en represalia llamaron al voto nulo en los comicios judiciales del próximo domingo.

El Tribunal Constitucional de Bolivia dio el visto bueno a los reclamos para que Evo Morales pudiera presentarse en los comicios que se realizarán en 2019.

Durante la oportunidad hizo uso de la palabra la primera autoridad edil y fue dura en sus aseveraciones, indicando que la ciudad de El Alto es la capital de la democracia, por lo que no existe cabida para los tiranos, por lo que la vocación de libertad y justicia social son irrenunciables, por lo que especialmente esta urbe se encuentra dolidos e indignados, pero también dispuestos a luchar y defender si fuera posible con la vida la democracia. Evo debe seguir gobernando porque, de no hacerlo, puede abrirse la puerta a una discontinuidad en Bolivia, similar a la que tiene lugar en Ecuador.

De hecho, en las últimas semanas se organizaron masivas concentraciones en las principales ciudades de ese país en contra de la reelección presidencial, algo que fue contestado por el oficialismo con otras grandes manifestaciones que pedían la continuidad de Morales.


Por otra parte, el ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas (1993-1997) afirmó que los magistrados del TCP no tenían competencia para realizar una sentencia así. "Inaugura una fase en la que ya no hay respeto a la Constitución y todo vale", añadió.

Las fuerzas internacionales que alzaron la cabeza y comenzaron actuar en contra de la soberanía del Estado Plurinacional de Bolivia despertaron en Chile y los EEUU, identificó López.

Sin embargo, para el oficialismo el fallo no solo goza de legalidad, sino es visto como un avance.

Lo que no menciona Llorenti es que en 2016 los electores ya votaron mayoritariamente en contra de un nuevo mandato de Evo.

Indicó que las asimetrías económicas entre Chile y Bolivia se han reducido bastante, y que el deseo del Gobierno es que en 2025 ambos países estén "igual a igual, no estamos lejos de eso".


Popular

CONNECT