Fujimori sale de clínica y es libre tras 12 años

"Muy contentos de darle la bienvenida a nuestro padre", escribió Keiko, quien hacía nueve meses que no se mostraba en público junto a Kenji, con quien ha tenido desencuentros políticos.

Acompañado por su hijo Kenji Fujimori, el exdictador salió del centro clínico en una silla de ruedas y, aunque no declaró a la prensa, sí se dio un tiempo para saludar a los simpatizantes que se habían congregado en el frontis del establecimiento. "Anhelo un Perú sin rencores, con todos trabajando por un objetivo superior" indica el ex mandatario sin ningún ápice de arrepentimiento por los delitos cometidos y al contrario, asumiendo la condición de activo participante de la política peruano en claro apoyo al anciano PPK.

La liberación del exmandatario conservador causó una profunda división política en Perú y dio paso la semana pasada a protestas de miles de personas en Lima y en varias ciudades del país.

El ex jefe de Estado salió ayer de alta de la clínica Centenario, en la que estuvo internado 12 días por problemas cardíacos, y fue conducido por su hijo Kenji a la casa en la que aparentemente vivirá en Lima.

Posteriormente, abordó una camioneta y se dirigió a una vivienda, en La Molina, custodiado por un fuerte contingente policial.

No es el único que ha renunciado tras el indulto que otorgó PPK a Fujimori; también se fueron del gobierno el extitular de Cultura, Salvador del Solar; el exministro del Interior, Carlos Basombrío; el consejero presidencial, Máximo San Román; y los exparlamentarios de la bancada del partido "Peruanos por el Kambio", Alberto de Belaúnde, Vicente Zeballos y Gino Costa. De hecho, el sector tiene acceso restringido y controlado.

Alberto Fujimori, de 79 años, iba fue condenado en 2009 a 25 años de prisión por el asesinato de 25 peruanos realizado por un escuadrón militar clandestino que actuaba bajo su conocimiento, según los jueces que lo condenaron.


Popular

CONNECT